Información para el Paciente

Síntomas del Ojo Seco y su tratamiento

ojoseco

El Ojo Seco es consecuencia de la sequedad ocular. El uso de tapones para cerrar el conducto lacrimal es la mejor opción para revertir el malestar.

Para comenzar a hablar del Ojo Seco primero hay que tener en claro los diferentes factores que pueden llevar a que se produzca esta afección ocular. A medida que pasa el tiempo, la producción lacrimal va decreciendo, aunque esto es posible en personas de cualquier edad. Sin embargo, las mujeres son particularmente susceptibles durante el embarazo y después de la menopausia.

El uso de lentes de contacto es otro condicionante cuando se trata de la aparición de la sequedad ya que los lentes aumentan la evaporación de las lágrimas, lo que puede producir irritación, aumentar los depósitos proteínicos y las infecciones acompañadas de dolor. El Ojo Seco es la causa principal de la incomodidad que sienten los usuarios de lentes de contacto.

Algunos medicamentos, como los que incluyen fármacos antigripales, antihistamínicos, diuréticos, somníferos o analgésicos disminuyen las secreciones lagrimales. Otro factor influyente es la exposición ocasional o continua a climas soleados, secos o con mucho viento, las alturas elevadas; así como también los espacios físicos con equipos calentadores, ventiladores o aparatos de aire acondicionado.

Tipos de lágrimas

El ojo está lubricado por dos clases de lágrimas producidas por glándulas lacrimales del párpado superior e inferior:

-Las lágrimas constantes se forman continuamente para lubricar el ojo y contienen antibióticos naturales que ayudan a combatir las infecciones.

-Las lágrimas reflejas únicamente se generan como reacción a causas externas irritantes y contribuyen a humedecer la superficie ocular.

Para que los ojos se sientan bien y estén protegidos es sumamente necesario un balance lacrimal. En caso de que disminuya el flujo de lágrimas constantes, se origina una irritación que puede causar un lagrimeo reflejo copioso, más conocido como Ojos Llorosos. Estas lágrimas excesivas carecen del aceite necesario para impedir que se evaporen y no lubrican el ojo.

Tratamiento del Ojo Seco

Las lágrimas artificiales son una solución rápida pero poco duradera ya que si bien proporcionan la humedad ausente y lubrican el ojo, arrastran y eliminan la película lacrimal natural que combate las infecciones.

Hoy en día existe una mejor solución a esta afección tan molesta. Con tan solo cerrar el conducto lacrimal, se logran conservar las lágrimas naturales propias. En este procedimiento se emplea un tapón no disoluble pero extraíble que sella el conducto lacrimal. Este tratamiento es no quirúrgico e indoloro y puede realizarse en la consulta de su médico en unos pocos minutos.

Si bien algunas personas sienten un alivio inmediato de la sequedad en sus ojos, en otros casos puede llegar a ser gradual. Para conseguir un resultado óptimo es muy ventajosa la reducción del uso de lágrimas artificiales.

Síntomas del Ojo Seco

Si usted cree que tiene alguno de los síntomas mencionados a continuación quizá sufra de ojos secos. En ese caso consulte a su médico sobre el diagnóstico y las opciones de tratamiento.

-Sensación de sequedad.

-Sensación irritante, arenosa.

-Quemazón.

-Picazón.

-Escozor.

-Lagrimeo copioso (ojos llorosos).

-Secreción mucosa.

-Irritación debido al viento o al humo.

-Secreción mucosa.

-Irritación debido al viento o al humo.

-Enrojecimiento.

-Cansancio ocular.

-Sensibilidad a la luz.

-Molestias con lentes de contacto.

-Sensibilidad a soluciones para lentes de contacto.

-Dolor.

-Infecciones de los párpados, orzuelos.

-Sensibilidad a las lágrimas artificiales.

-Adherencia de ambos párpados al despertarse.